Mezcla Campos Deportivos x 25 kg

Compartir

Es una mezcla de gran rusticidad, apta para zonas de alto tránsito. Satisface las necesidades de sectores dedicados a la práctica deportiva sin las exigencias de un campo profesional.

Densidad de siembra: 5 a 6 kilogramos cada 100 m2.

Especies que la componen:

  • Rye grass anual (Lolium multiflorum): por su rápida germinación y establecimiento es una de las semillas más usada en mezclas. Esta característica es una gran ventaja sobre otras especies que si bien brindan un césped de mejor calidad, tienen un establecimiento muy lento, dejando el suelo desprotegido por un período muy prolongado y favoreciendo el enmalezamiento. Se adapta a una amplia variedad de condiciones de suelo y clima.
  • Rye grass perenne (Lolium perenne): Es una especie muy similar al Rye grass anual en características y usos pero con tolerancia a temperaturas más altas, por lo que persiste más entrado el verano y en condiciones favorables puede comportarse como perenne.
  • Bermuda (Cynodon dactylon): es una especie perenne muy utilizada en nuestro país por su crecimiento rastrero, muy vigoroso, su textura media a fina y su alta resistencia al pisoteo y a las sequías. Tiene un período de implantación y emergencia largo por lo que es conveniente sembrarla en mezclas con alguna especie de rápida cobertura como el Rye grass.Requiere sol directo y cómo mínimo tres fertilizaciones ricas en nitrógeno al año. No crece en espacios de media o plena sombra. En invierno entra en dormición y sus hojas toman un color amarillento pajizo, por lo que debe ser resembrada con especies de crecimiento invernal.
  • Agrostis sp.: se caracteriza por su fina textura de hoja y por su capacidad para formar una trama tupida merced a la presencia de estolones (tallos rastreros) lo cual la hace muy resistente a los cortes bajos. Se adapta muy bien a los climas frescos y húmedos en verano y templados y fríos en invierno.

SIEMBRA DE MEZCLA CAMPOS DEPORTIVOS

Dosis de siembra: 5-6kg cada 100m2. La mezcla Campos deportivos se puede sembrar tanto en otoño como en primavera.

Terreno: tierra pelada, abonada y bien drenada.

Preparación del terreno: remover la tierra previamente a la siembra. Si se puede fertilizar con Fosfato Diamónico o algún fertilizante NPK 3 días antes o 5 días después de la siembra.

Riego: mantener húmedo el terreno todos los días desde el momento de la siembra hasta el primer corte (aprox 30-35 días después de sembrar) intercalando el riego con el agua de lluvia.